la reforma política debe continuar

¿Gisela Valcárcel me confundió con un ladrón?

Publicado: 2010-07-26

No sé si tengo pinta de 'choro', pero la vez que le toqué la luna al carro de  la diva de la televisión peruana, su chofer se metió una curva brava y ni corto ni perezoso, de frente y en primera se fue hasta la avenida Faucett, en el Callao.

Con los colegas y amigos Álex Valenzuela (redactor) y Arturo Huerta (fotógrafo) del diario El Popular salimos este viernes último por la noche rumbo a Bellavista. Gisela Valcárcel iba a ser madrina de una boda masiva de más de 180 parejas. “¿Es ejemplo de un buen compromiso?”, me preguntó Álex. Para remate, le conté que estaría acompañada de Roberto Martínez. Ironías de la vida: Dos ex cónyuges deseando comer perdices a decenas de felices casados.

Llegamos al punto deseado y colocaron a la prensa en un lugar donde impedíamos la visión a los familiares de los casados. Empezaron las pullas entre mi 'prima' de Panamericana Televisión, Jessica Ramírez, y una señora que deseaba grabar la unión de su hija con el chibolo que la embarazó. Los ánimos se fueron caldeando. Estábamos en una zona impedidos para hacer nuestro trabajo. Salí de ahí.

Me di la vuelta al Parque de la Cultura, donde se desarrollaba la boda. Como era previsto, Gisela no ofrecería declaraciones. Horas antes Roberto había anunciado su salida de 'El Gran Show'. Mi compadre Valenzuela ya me había advertido que la señora guardaría silencio. Da cólera cuando tiene razón. Terminó sus palabras en la ceremonia y la rubia puso en marcha su plan de escape.

Junto a su brazo derecho Susana Umbert, Gisela subió a su camioneta y salió por la parte posterior del escenario. "A la mierda", dije. Corrí tras el vehículo y lo alcancé justo cuando retrocedía. Le toqué la luna a la ventana del lado de copiloto. Gisela sonreía detrás. No quería hablar. Insistí y seguí tocando. Entonces la Umbert al volante encarnó a Meteoro y aceleró. Había algunos carros por delante. Seguí corriendo. El humano nunca podrá superar a un auto. Las llantas dieron sus respetivas revoluciones y vi alejarse a la diva.

Al día siguiente, sábado, la mujer lloró por la partida de Roberto Martínez de 'El Gran Show'. Finalmente se fue, pero la novela puede ser que continúe. Por lo menos hice un buen ejercicio cardiovascular.


Escrito por

Manuel H. Igreda Reátegui

Periodista. Soy redactor principal y reportero de 7.3 Noticias (canal 12 de Movistar y 14 de Claro).


Publicado en

Hijo de riojana

Por Manuel Igreda Reátegui